Daroca

Dos majestuosas y grandes puertas reciben al visitante en su llegada a Daroca. Puertas que nos muestran la importancia que tuvo la ciudad en las épocas más ilustres de su historia. El arco rebajado que las une sirvió en el pasado como desagüe de un caudal natural que se creaba en los días lluviosos. La Puerta Alta, por su parte, fue construida ya comenzado el siglo XVI y se levantó para sustituir a la anterior.

Uno de los principales encantos de Daroca es caminar por sus murallas kilométricas hasta el antiguo castillo, donde encontramos restos de la primitiva alcazaba musulmana. Merece la pena detenerse unos minutos para disfrutar de las vistas, ya que desde aquí se puede contemplar Daroca de principio a fin.

En el caserío, el templo más destacado es la colegiata de Santa María, en cuyo interior, de gran belleza, destaca el baldaquino del altar mayor, dedicado a la Asunción, así como el órgano del siglo XIV.

La importancia que tuvo la ciudad en el pasado ha permitido que sean muchos los templos que merecen ser visitados. Entre ellos destacan San Juan y Santo Domingo. Ambos empezaron a construirse en el siglo XII, bajo influencia románica, pero se terminaron en el XIII, incluyendo detalles mudéjares. Del románico es también la iglesia de San Miguel, con sus sólidos muros de sillería y que esconde una auténtica joya en las paredes interiores de su ábside.

Para conocer mejor la ciudad y sus detalles más significativos conviene visitar algunos de los museos que hay en ella: el Museo de los Corporales, en la misma colegiata de Santa María; el Museo de la Pastelería, idóneo para descubrir los exquisitos dulces darocenses; y el Museo Comarcal, cuya sede es el hospital de Santo Domingo, del siglo XVI.

Rutas históricas y naturales

La oficina de turismo de Daroca ofrece diversas rutas guiadas para conocer en profundidad este municipio. Con la ruta monumental se visitarán las iglesias de Santa María y San Miguel así como la Puerta Baja, que son las tres estrellas del patrimonio darocense.

Con la visita al Museo de la Naturaleza se conocerá la gran variedad de señales que la naturaleza deja en los bosques, campos y ríos de Daroca. Aquí se puede contemplar una gran colección de huevos, plumas, reclamos y huellas.

Mucho más dulce es el Museo de la Pastelería, que cuenta con tres plantas: la primera dedicada al chocolate; la segunda expone utensilios para la fabricación de caramelos y turrones; y la tercera se dedica a todas las otras materias primas (huevos, miel, leche, harinas…).

En verano también se pueden hacer visitas teatralizadas por el casco histórico. La actividad supone un viaje en el tiempo, que trasladará a los participantes hasta los años finales de la Edad Media.

Galería de fotos

¿Dónde comer?

¿Dónde dormir?

Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Heraldo