Fayón

La historia reciente de Fayón está marcada por la construcción del embalse de Ribarroja, que anegó el pueblo original, con el considerable impacto que esto supuso para la vida de sus habitantes. La torre de la antigua iglesia parroquial aparece erguida sobre las aguas, como un recordatorio permanente de las calles que, a sus pies, fueron transitadas durante siglos, antes de ser engullidas por el agua.

El pantano ofrece ahora al visitante la oportunidad de practicar la pesca en un entorno habitado por numerosas especies (lucio, lucioperca, carpa, siluro…) y con instalaciones acondicionadas para tal fin. El lugar es escenario de numerosos campeonatos, tanto provinciales y regionales como de ámbito nacional.

También es posible la práctica de diversos deportes naúticos, como esquí acuático, remo, vela, motos de agua, kayak, piragüismo, etc. Puede pasarse un agradable día de ocio en el entorno del pantano para disfrutar de todas estas posibilidades. También las rutas senderistas, de quads o de BTT tienen su hueco, estando habilitados para estas actividades numerosos senderos en el término de Fayón.

Fayón vio cómo sus calles sufrían la última batalla de la Guerra Civil disputada en tierras aragonesas. Esta contienda, más conocida como la Batalla del Ebro, comenzó cuando las tropas republicanas cruzaron el río desde Cataluña a Aragón. Cada año, a finales del mes de julio, se realizan recreaciones de esta batalla, lo que se suma al museo de la localidad, en el que se pueden observar armamentos de la época, recreaciones de trincheras, trajes y ropajes propios de la guerra y fotografías.

Entre los restos patrimoniales que se salvaron de la inundación están los del castillo de Fayón, que al situarse en una zona más elevada, no sufrió la anegación. El castillo, de pequeñas proporciones, se construyó con funciones defensivas en la Edad Media y se cree que se remodeló más tarde con motivo de la Guerra de la Independencia o de las carlistas.

La ermita de San Jorge, del siglo XVII, presenta también reformas de época más reciente, del siglo XIX. Es singular el pino centenario que crece cerca del edificio, que llama la atención por su forma. Otra ermita, la del Pilar, se construyó ya en el siglo XX; en su interior alberga pinturas de Pilar Burgues y José Gumí.

De época bastante más antigua es la Basa de la Cacha, una construcción árabe de regadío que consiste en un depósito de agua que incluye escaleras de acceso, respiraderos, bóvedas de piedra y caño de entrada. Es uno de los escasos restos históricos que se conservan, debido a la construcción del pantano, que sepultó los elementos patrimoniales de la localidad.

Galería de fotos

¿Dónde comer?

¿Dónde dormir?

Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Heraldo