Ascensión al Pico Javalambre

Más información

Cada vez son más los senderistas, montañeros, esquiadores, paseantes o buscadores de setas que conocen el refugio Rabadá y Navarro, situado en el corazón de la sierra de Javalambre, en la población de Camarena de la Sierra (Teruel).

Cuenta con todas las comodidades para que sus visitantes pasen una o varias jornadas en la montaña: agua caliente, comida casera, calefacción, servicio de guías de montaña, rocódromo…, y permanece abierto todo el año. Cualquier visitante será bien recibido y encontrará ambiente montañero.

Muchos no saben que el nombre del refugio es un homenaje a dos montañeros de alto nivel, como eran Alberto Rabadá y Ernesto Navarro. Sus actividades en los años 50, significan, incluso hoy en día, escaladas de gran nivel y de compromiso y, si sumamos los pocos medios técnicos con los que contaban en aquella época, nos encontramos con dos escaladores de extraordinaria categoría y de gran empuje, que dejarán marcado su sello en el mundo del alpinismo y la escalada, siendo todavía puntos de referencia en la actualidad.

Teniendo como base el refugio Rabadá y Navarro, tenemos múltiples opciones para pasar varias jornadas por la sierra de Javalambre: multitud de senderos entre bosques de pino y sabinas y muchas fuentes que podem os visitar; posibilidad de hacer descenso de barrancos, secos o acuáticos; zonas de escalada, corredores que se forman en invierno y vías ferratas, y las instalaciones de la estación de esquí de Javalambre. Os proponemos coronar la cumbre de la sierra.

Javalambre por la Bellena
La subida al pico Javalambre desde el refugio de Rabadá y Navarro, por el barranco de la Bellena, es uno de los itinerarios más interesantes de la sierra, por ser de los más completos. Encontraremos zonas de senderos, campo a través y trepadas. En invierno, es un recorrido muy interesante por los paisajes y el ambiente de alta montaña.

Partimos del refugio por el rastro de senda que sale enfrente del rocódromo, al lado de la caseta de meteorológica. Durante este recorrido tendremos que estar atentos, sobre todo al principio, de no perder altura (1.520 m), ya que el camino no es claro. Caminaremos en dirección Sur y, como referencia, desde el propio refugio podremos ver una punta rocosa, a una cota un poco más alta que el refugio. A esta punta se le llama ‘el Diente’.

Nos dirigimos hacia él por rastros de senda, en ocasiones imperceptible. Atravesamos el barranco de la Navarra, que queda por nuestra derecha, por debajo de nosotros. Durante este tramo, en ocasiones, entramos y salimos por el interior del bosque. Seguimos subiendo y bajando pequeñas vaguadas, hasta llegar al corral del mas de Andrés, habiendo dejado ya por detrás de nosotros ‘el Diente’. El mas de Andrés es un corral derruido, en un entorno abierto y muy bonito. Al Este, podremos ver por encima de nosotros y a nuestra izquierda el barranco de la Tejeda, equipado y que merece la pena descender en otra ocasión.

Desde el mas de Andrés, nos dirigimos hacia el Sureste, subiendo poco a poco, campo a través, dejando por detrás de nosotros y a nuestra izquierda el barranco de la Tejeda. Vamos subiendo en dirección al Costado y el Setar, ganando altura. En ocasiones, encontramos algún rastro de senda, pero la mayor parte lo hacemos campo a través, siguiendo nuestra dirección.

Vamos ganando altura, hasta una cota aproximada de 1.800 m. Nos adentramos en una zona de pedrera que atravesamos. Ya vemos delante de nosotros y por debajo la salida del barranco de la Bellena. Comenzamos a bajar campo a través, por pedrera y algún rastro de senda. Descendemos unos 120 m, hasta llegar al fondo del barranco de la Bellena. Ahora toca remontar el barranco. Este tramo es muy bonito, ya que lo remontamos por el fondo, entre alguna trepada fácil y algún flanqueo, entre grandes paredes a derecha e izquierda. A unos 400 m de distancia, mientras subimos, vemos a nuestra derecha, la salida del barranco de la Bellena, que está equipado para descender con cuerdas (muy recomendable). Nosotros seguimos remontando el barranco por el fondo y mediante algún flanqueo, primero a izquierdas y luego a derechas. Vemos enfrente de nosotros una pared que, de lejos, parece muy empinada y complicada pero, conforme nos acercamos, apreciamos que es de muy fácil trepada. Ojo en invierno, por la nieve acumulada en este punto, ya que podemos tener algún resbalón.

Vamos subiendo, a veces ayudados por las manos, hasta que salimos del barranco a una altura aproximada de 1.820 m. Ahora, nos desviamos hacia el Noreste, ganando altura poco a poco, conforme remontamos el barranco de la Bellena, ahora mucho más abierto y sin ninguna complicación, por campo a través y tramos de senda. Seguimos ascendiendo sin parar, hasta las cotas más altas. Concretamente, llegaremos a la altura de 1.976 m, en un punto donde, mirando al Norte, veremos el gran repetidor de televisión y, a su derecha, las pequeñas antenas y el vértice geodésico del pico Javalambre, nuestro próximo destino.

Ahora nos encontramos con rastro de camino para 4×4. Lo tomamos a la derecha, por las partes más altas. Este camino, más adelante, enlaza con la pista que lleva de Arcos de las Salinas al pico Javalambre. Podemos evitar ir por esta pista y seguir subiendo y dirigiéndonos al pico por campo a través, ya que es más agradable y el terreno permite caminar sin problemas. Finalmente, llegamos al pico Javalambre (2.020 m).

Descenso por el GR 10

Ahora toca descender al refugio. Lo haremos por el GR 10. Las marcas son escasas, por lo que andaremos con ojo para no despistarnos. Del pico, nos dirigimos a las grandes antenas que tenemos mirando al Norte, por un camino ancho. Llegamos al gran repetidor y vemos, enfrente de nosotros, el alto de la Chaparrosa, donde hay una silla de la estación de esquí. Nosotros bajamos por la Vaguada, que baja a nuestra izquierda, encontrando algunos hitos de piedra y rastro de senda. Tenemos a nuestra derecha, por encima de nosotros, las vallas de madera de una de las pistas de esquí de Javalambre.

Pasamos por el Alto del Ventisquero, viendo a nuestra derecha y por debajo de nosotros, las instalaciones y pistas de esquí de Aramón Javalambre. La senda nunca atraviesa las pistas; estas nos acompañan siempre a nuestra derecha. Vamos perdiendo altura, adentrándonos en el bosque, hasta llegar a uno de los párquines de la estación, el parquin Lapiaz. Según bajamos, dejando las pistas del sector Lapiaz a nuestra derecha, continuamos bajando por el bosque, con algún hito de piedra, marcas de GR y rastro de senda. En pocos minutos, llegaremos al refugio Rabadá y Navarro.

Javier Pérez. Refugio Rabadá y Navarro.

Otros

Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Heraldo