Lagos de La Munia por el collado de las Puertas

Más información

Para llegar al punto de inicio de la caminata, se sale de Bielsa en dirección a Francia e, inmediatamente después de pasar Parzán, se coge una sinuosa y estrecha carretera que en cuatro kilómetros lleva hasta Chisagüés. No se entra en el pueblo; se bordea por la variante norte y se toma otra estrecha y sinuosa pista que, en otros cuatro kilómetros, lleva al aparcamiento de Petramula.

En este lugar, a los pies del Comodoto, mientras el caminante se pone las botas, será fácil ver marmotas. A los coches no les tienen mucho miedo, pero a las personas sí. Desde este punto (lugar de paso de la GR 11), salen senderos hacia diferentes parajes: el Comodoto, el collado de Espierba, Pineta, las minas de Liena, el Cabo de Creus (pasando por Chisagüés) y hacia La Munia y el Robiñera, que será el elegido en esta ruta.

A los pocos metros de la pronunciada curva de casi 1800 que traza la pista que sube a las minas de Liena, se coge a la izquierda, en la dirección de la marcha, el sendero que, por terreno plano, se acerca pronto a las faldas del pico Chinipro. Después, el camino irá ganando altura, zigzagueando entre los barrancos de Clot de los Gabachos, a la derecha, y el de Petramula, a la izquierda. En este último, resulta muy sugestiva la cascada de Chisagüés.

Hay otras cascadas y escorrentías menores en los barrancos adyacentes, todas son muy bonitas. Los lirios (especie endémica de los Pirineos, entre otras pocas cordilleras ibéricas) suelen aparecer también por estos prados, dulcificando el paisaje en primavera e imprimiéndole carácter y belleza.

La pendiente se hace ahora más pronunciada y eso hará que aumente el ritmo de la respiración. Entre prados, el camino va ganando altura hasta que el senderista se coloca encima del barranco del Clot de los Gabachos. Una vez salvado este cauce, se deja a la derecha el sendero que sube al pico Robiñera y se continúa por un sendero amojonado entre piedras y neveros, hasta encaramarse al collado de las Puertas (2.533 m), desde donde los lagos de La Munia o de La Larri ofrecen todo su esplendor. Al fondo, el collado y la cresta de La Munia (con su famoso paso del Gato) cierran el valle y, a la derecha, el Robiñera observa desde su privilegiada atalaya.

Seguramente habrá neveros abundantes y, hasta bien entrado el verano, parte del lago mayor presentará algunas placas de hielo (no hay focas, pero intuitivamente, por las apariencias del lago, se las espera). Como telón de fondo, una cascada añade interés al paisaje.

A la izquierda, el barranco de la Fuensanta vuela a Pineta por La Larri, pero el itinerario es demasiado largo para una excursión de senderismo y un poco más complejo. Se vuelve por el mismo camino de subida. Si las condiciones meteorológicas son las adecuadas, es posible entretenerse un rato y acercarse a otros puntos para ver otras perspectivas de los lagos.

José Antonio Egea
Montañeros de Aragón de Barbastro

Otros

Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Heraldo