Gistaín

Hasta los años treinta del siglo pasado la carretera no llegó a Gistaín. Mientras tanto, las comunicaciones con los pueblos más próximas, de los valles franceses del lado norte de la montaña y el valle de Benasque, se realizaban a través de los tradicionales caminos de herradura, hoy transitados por decenas de senderistas que encuentran en este territorio, situado en la margen derecha del río Cinqueta, el lugar perfecto para desconectar.

Este aislamiento durante tantos años permitió a Gistaín conservar muchas de sus costumbres, entre las que destaca el uso del chistabino, una de las variantes de aragonés, que muchos vecinos de la zona utilizan como lengua materna.

Otro elemento cultural arraigado en la localidad, la más alta de todo el valle, son sus carnavales. El ‘muyén’, representación antropomorfa del Carnaval, es el protagonista indiscutible de unos festejos que, todos los años, reúnen en Gistaín a cientos de visitantes y también a muchos vecinos que emigraron a la ciudad y vuelven para reencontrarse con su historia.

En Gistaín, además de tradiciones muy bien conservadas cuentan con un rico patrimonio artístico y cultural. De hecho, la localidad es famosa por sus tres torres, antiguos torreones defensivos que se localizan en Casa Tardán; Casa Rins y la iglesia de San Vicente Mártir, de los siglos XVI y XVIII.

Según la tradición, la casa más antigua es la de Rins y su dueño estaba tan orgulloso de ella que le comentó al propietario de Casa Tardán: “¡Eres menos que un grano de mijo!”. La respuesta del ofendido, no dejó lugar a la duda: “¡Este grano de mijo te va a construir un árbol delante de tu casa que no te dejará ver el sol!”. Y dicho y hecho, al poco tiempo levantó la torre del Tardán, justo delante de Casa Rins.

Otro edificio singular es la ermita de San Fabián, levantada en el siglo XVIII, en la zona más próxima a la ribera del río.
También merece la pena visitar el mirador de la Cruz de Puyadase, situado a 1.3 kilómetros, y desde el que se divisan unas vistas inigualables de la zona norte del valle de Gistaín.

También es muy recomendable visitar las Granjas de Viadós, un conjunto de bordas que utilizan en verano los pastores y ganaderos para guardar a los animales. En una de estas praderas se encuentra el refugio de Viadós, lugar desde el que salen muchas rutas de montaña hacia ‘tresmiles’ como el Poset, Bachimala, Culfreda, Eriste o los ibones de alta montaña. Además, es punto de descanso para la Senda Transpirenaica.

Galería de fotos

¿Dónde comer?

¿Dónde dormir?

Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Heraldo