Faja de las Flores y tozal del Mallo

Más información

Subimos a uno de los ‘aleros’ de Ordesa, desde donde se tienen las vistas más espectaculares del cañón y de los montes cercanos, sin obviar, naturalmente, el macizo de las Tres Sorores en toda su extensión. Un lugar sin duda emblemático, y no sólo del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, sino del Pirineo entero.

La faja de las Flores es un itinerario prácticamente llano, colgado a unos 2.400 metros, en vertical, más de mil sobre la Pradera, y que recorre el macizo del Gallinero, uniendo los circos de Cotatuero y Salarons. Se puede hacer en las dos direcciones. Por Carriata, parte inferior de Salarons, hay dos alternativas, clavijas o sendero por la Fajeta, que también tiene sus tramos de trepada. Y por Cotatuero, por sus clavijas, que no tienen alternativa. Éstas últimas llevan asociada una pequeña chimenea, con clavos algunos doblados, y un tanto espaciados. Hay que añadir que es un cauce natural de agua, y que normalmente está mojado, o incluso escurre agua. Es por lo que siempre es más aconsejable pillarla de subida que de bajada, es decir, recorrer la faja saliendo del valle.

Vamos subiendo por el bosque. Media hora larga y llegamos al abrigo de troncos, muy próximo a ese puente desde el que se inicia la faja Canarellos, que acerca al caminante hasta un lugar próximo de la base de las Gradas de Soaso. Un cuarto de hora más y dejamos a nuestra izquierda el desvío para otra faja, la de Racón, hermana pequeña de la que hoy nos ocupa, y que recorre este mismo macizo a menor altura.

Cotatuero
Al cabo de hora y media escasa, llegamos ya a la otrora infranqueable muralla del circo de Cotatuero. Muchas leyendas e historias se entremezclan a uno y otro lado de los Pirineos. El hombre siempre ha buscado pasos para permeabilizarlo y hacer más fáciles sus tareas de pastores, peregrinos, cazadores, contrabandistas, que han querido siempre acortar distancias. En esta ocasión, estamos hablando de la ruta más corta entre Torla y Gavarnie, que tiene su paso natural por la brecha de Rolando y, como acceso a Ordesa, por este circo de Cotatuero.

Fue el herrero de Torla, Bartolomé Lafuente, el que recibió en 1881 el encargo del cazador inglés Edward Buxton de fabricar e instalar 33 clavijas en este imposible paso. Fue la primera equipación de España, siendo ayudado por su paisano Miguel Bringola para colocarlas, taladrando la roca. El coste para el inglés fue de 250 pesetas de la época. Buxton no las usó, porque tuvo que regresar precipitadamente a Londres, y ya nunca volvió. Evidentemente, los precursores del montañismo no vieron con buenos ojos ese ‘ultraje a la montaña’, pero con el tiempo no sólo se fueron acostumbrando a ellas, sino que las pasaron y traspasaron. Como nosotros.

Tomando las debidas medidas de seguridad, acometemos la subida por la chimenea para encarar ya el paso de las clavijas. Suspendidas en los abismos de Cotatuero, se van pasando horizontalmente, hasta alcanzar los últimos pasos en vertical. Una corta y equipada trepada nos sube a un plató por cuyo seno se deslizan las aguas de este barranco, ignorantes de lo que les espera. Este plató es la antesala de un precioso valle colgado que visualmente nos va a acompañar durante toda la subida hacia la entrada a la faja. Para ello hay varios itinerarios, unos más largos y suaves, y otros más cortos y abruptos. Optamos por uno de estos últimos, que primeramente nos va subiendo por sendero de hierba, flanqueado por enormes colonias de lirios que con su color azul intenso, y algún ejemplar albino, viven su primavera particular. Conforme vamos ganando altura, conviven con pobladísimas colonias de edelweiss.

Nos enfilamos hacia un enorme murallón calizo, con muchas canales que lo superan, pero no todas son válidas, además hay senderos que te despistan. Hay que estar muy atento a los hitos, para salvarla sin más dificultad que la propia de la pendiente. Una zona kárstica nos da la bienvenida a este mundo de espacios casi infinitos, cerrados al norte por el largo cordal que va desde los Gabietos, que miran a Bujaruelo, y la Punta de las Olas, que mira a Pineta. Entre unos y otros, el pico Blanco, Taillón, Dedo, Falsa Brecha, Bacillac, Casco, la familia Marboré, incluido el Cilindro, Boudrimones, Soum de Ramond… y entre estos últimos, la joya de la corona, el Monte Perdido.

La faja de las Flores
Nos aupamos ya definitivamente hasta una enorme roca que, a la misma altura que la faja, marca ya el camino de acceso, que nos deja en otra gran piedra también. Comenzamos la faja de las Flores que, a lo largo de sus 3 km, recorre las alturas de la Punta Gallinero. Algo menos de una hora de auténtico éxtasis visual y emocional para recorrer este singular itinerario de difícil acceso.

Al llegar al circo de Salarons toca bajar. En un cuarto de hora nos presentamos en un plató en la parte superior de Carriata, donde está el desvío para las clavijas o la Fajeta. También, aunque no lo indica, se puede tomar el sendero para ir al tozal del Mallo, que ahí está en su soledad, y que vamos a remediar, al menos por unos momentos.

Por agradable camino de tasca primero, y asomándose ya a los abismos después, nos acercamos hasta el collado que lo une a los inmensos paredones de Mondarruego. En cuatro pasos se llega a la cima (2.254 m) de este emblemático mallo, guardián desafiante y altivo de la entrada a Ordesa, pero asequible y manso desde estas alturas. Volvemos al plató del cruce y tomamos la opción de la Fajeta, que si bien no tiene el inconveniente de bajar las verticales clavijas, no está exenta de dificultad por los destrepes que vamos encontrando. Media hora de adrenalina pura antes de llegar a la sirga. Y otra media hora ya de buen sendero para alcanzar el desvío de la faja de Racón. Salimos a Casa Oliván y, en dos patadas, a la pradera de Ordesa.

Han salido 16,7 km, en 8 h y 15 min de tiempo transcurrido, con 4 h y 50 min en movimiento, para hacer unos 1.400 metros de desnivel positivo acumulado, y lo mismo de descenso.

Chema Tapia
Club Pirineista Mayencos

Otros

Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Heraldo