La ruta Orwell

Datos de interés

  • Dirección: 22251, Alcubierre, Huesca

Más información

Trincheras, casamatas, observatorios, pozos de tirador, alambradas… Todos los elementos que conforman una posición en la primera línea de fuego se han recuperado y recreado en el monte Irazo, en la Sierra de Alcubierre, donde el escritor británico George Orwell conoció las penurias de la guerra civil entre enero y febrero de 1937.

La comarca de Los Monegros ha puesto en marcha un proyecto de rehabilitación patrimonial de vestigios relacionados con la contienda: La Ruta Orwell constituye el primero de los itinerarios.

A principios del frío mes de enero de 1937, la columna «Lenin» del Partido Obrero de Unificación Marxista, POUM, que había salido de Barcelona con dirección al frente de Aragón, llegaba a Alcubierre, un lejano pueblo de Los Monegros, próximo a la sierra de la que tomaba el nombre. En este contingente de voluntarios se había enrolado George Orwell, un escritor británico que llegó a España el 26 de diciembre de 1936 con la intención de enviar sus crónicas periodísticas a distintas publicaciones londinenses, pero que cambió la pluma por el fusil en cuanto supo de la necesidad de apoyar a la República española con las armas.

La dura experiencia de la Guerra Civil española queda reflejada en una gran obra literaria que al tiempo es un reportaje periodístico y un ensayo político de indudable interés e influencia, «Homenaje a Cataluña».

Una posición fortificada

La comarca de Los Monegros ha recuperado la presencia de Orwell en Aragón a través de los escenarios descritos por el escritor en su obra. Así, en la posición de monte Irazo, excavada por arqueólogos y recreada con el asesoramiento de expertos militares y documentalistas, se han reconstruido los elementos más importantes de lo que en terminología militar se denomina una fortificación o posición avanzada.

Todavía es posible contrastar la certera descripción orwelliana con el paisaje de esta sierra poblada de restos de trincheras, casamatas y cuevas que sirvieron de refugio a los combatientes situados, en ocasiones, a distancias muy cercanas, hasta el punto de que a menudo se podían intercambiar insultos y provocaciones sin necesidad de megáfonos para amplificar la magnitud del improperio.

En la loma de la Ruta Orwell se han cavado más de un centenar de metros de trinchera o ramales de comunicación, siguiendo el sinuoso trazado original que no sólo facilitaba la relación entre los distintos puestos y asentamientos, sino que dificultaba un posible ametrallamiento aéreo dada la deliberada irregularidad de la zanja.

Como modo de sujeción de la tierra, se han revestido las paredes con piedras del terreno y maderas, tal y como determina el reglamento de fortificaciones. Corona el conjunto un refuerzo de sacos terreros que permiten una mayor ocultación a los ojos siempre alerta de los enemigos.

La pieza más relevante, desde la perspectiva de la defensa de la posición, es el observatorio, también denominado pozo doble de tirador, proyectado para dar cabida a dos servidores de la ametralladora o fusil ametrallador, amén de permitir, a través de las aspilleras, una visión panorámica de los asentamientos enemigos.

Cabe señalar también la existencia de otros pozos individuales para tiradores, así como refugios cubiertos destinados tanto al descanso de los milicianos como al almacenamiento de municiones u otros pertrechos militares.

Finalmente, un vivac o refugio en la zona de descanso o zona de vida de los milicianos, remata el conjunto de elementos recreados en el monte Irazo para conformar un auténtico escenario de guerra.

Texto: Víctor Pardo Lancina (Adaptación)

Otros

Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Heraldo